A que hora debo entrenar ?

Sea de mañana, tarde o noche, tienes que entrenar

Las ocupaciones, el trabajo y/o la familia son algunas de las tareas que a veces no permiten establecer un horario rutinario para entrenar, ya sea en casa o ir al gimnasio. Por ello, es importante conocer las horas adecuadas para darle trabajo a tu cuerpo y cuándo no hacer ejercicios.

Mañanas revitalizantes

Entrenar por la mañana

Seguramente habrás leído o escuchado de que entrenar por la mañana es el mejor horario y ciertamente así es, aunque a muchos les cueste levantarse temprano para activar el cuerpo, es un buen y saludable hábito.

Es revitalizante realizar una rutina de ejercicios después de levantarse (no inmediatamente) porque es una actividad para el cuerpo que ayuda a permanecer todo el día activo, con energías y de buen humor.

Una de las razones por las que las personas que siguen una dieta para perder de peso entrenan en la mañana; es porque aceleramos nuestro metabolismo al ejercitarnos desde temprano y así favorecemos el gasto calórico.

La segunda razón saludable para el organismo es que se regula el ritmo circadiano lo que quiere decir que durante el día el sueño y cansancio no hará de las suyas y para la noche el cuerpo y la mente estarán preparados para conciliar el sueño fácilmente.

¿Pero hay desventajas de la actividad física durante la mañana? La respuesta es sí, pero son contras que se pueden controlar y no tan graves. Como por ejemplo, y es la principal y más importante desventaja, es el hecho de lo que debemos de comer de acuerdo a lo que vayamos a entrenar.

La comida de desayuno es la más importante y la que más completa debería ser, pero si luego vamos a entrenar, este primer plato se verá afectado. Si es un entrenamiento ligero se debe comer ligero y si es un entrenamiento fuerte pues se debe comer más, lo que quiere decir que el desayuno probablemente no tengas todos los nutrientes y componentes que necesita el cuerpo.

Entrenar en la tarde

Entrenar por la tarde

El mayor beneficio de ejercitarse en la tarde, antes o máximo de las 19:00 horas, es que luego de un día agitado o de haber hecho cientos de diligencias, el entrenamiento es una buena forma de relajar el cuerpo y despejar la mente.

Decíamos que en la mañana el cuerpo se activaba para darle energía, entonces en la tarde el cuerpo está más que listo para darle a los músculos toda esa energía acumulada desde la mañana, lo que quiere decir que habría más rendimiento y mejores resultados en cuanto a físico se refiere.

Los músculos debido a esa energía, estarán más que preparados para hacer ejercicios lo que quiere decir que hay menos probabilidades de lesionarse.

El ejercicio durante la tarde tiene además un beneficio no físico; y es que después de entrenar probablemente te vas a casa, no hay preocupaciones de entrenar rápido para irse al trabajo o estar ejercitándose pensando en la decena de cosas por hacer. Es decir, hay mayor concentración.

La actividad física entre las 3 de la tarde y las 7 de la noche regula el consumo de alimentos de la cena.

Entre las desventajas de ir al gimnasio en la tarde o hacer ejercicios tan temprano, tipo 2, si se ha almorzado alrededor de las 12:30 pm es que no le darás tiempo al aparato digestivo de hacer su trabajo. Así que recuerda que para entrenar en la tarde debes esperar que tu organismo haga la digestión.

Ejercicios de noche: preferiblemente no

entrenar por la noche

Después de las 7 de la noche aumentan las desventajas de hacer ejercicios, y de hacerlos entonces lo mejor es hacer una rutina corta y ligera.

La principal ventaja es que como ya se habrá ingerido todas las comidas del día, el cuerpo estará full de energías para hacer ejercicios intensos, pero estos no son tan recomendados porque se dificulta la conciliación del sueño.

La otra ventaja es que al igual que entrenar en la tarde, la mente estará despejada porque no hay actividades pendientes.

Un gran contra es el hambre. Después de entrenar, pasado un buen rato la barriga pedirá comida para reponer lo quemado, así que aquí necesitarás de voluntad para no comer antes de dormir.

La temperatura corporal aumenta al hacer ejercicios, por lo que si entrenas de noche será más difícil mantener en calma el cuerpo y los músculos porque estos estarán activos por un largo rato, hasta que la temperatura se nivele.

En síntesis, cualquier hora siempre es buena para entrenar, todos estos detalles dependen de: si eres una persona con voluntad para entrenar en las mañanas bien temprano, o si tienes la capacidad de hacerlo de noche para dormir como un bebé sin comer después de ejercitarte o si tienes muy buenos hábitos alimenticios para que el ejercicio sea sólo un complemento de tu vida saludable.

Si no te esfuerzas hasta el máximo, ¿cómo sabrás donde está tu límite?


Loading...

No hay comentarios

Dejar una respuesta