Alimentos precocinados: Enemigos de nuestra salud

alimentos precocinados

Comidas precocinadas: útiles pero dañinas

El trabajo, la familia y los quehaceres de la casa seguramente muchas veces te han dejado sin tiempo para poder preparar un almuerzo, una cena o  en el mayor de los casos un buen y saludable desayuno.

Si tu vida es así de agitada, con poco tiempo para dedicarte a la cocina y poco presupuesto para ir a diario a un buen restaurante; probablemente seas parte de ese grupo mundial que consume alimentos precocinados, congelados o enlatados.

También es cierto que la rapidez nos tienta a veces, y comernos algunos fideos ya precocinados nos llenan la barriga y listo, felices. Lo que deben saber es que son más las desventajas de estas comidas que los beneficios, porque esencialmente sus ventajas son únicamente la rapidez y solución simple para salir del paso de cocinar.

 

Alimentos Precocinados: dañinos para la salud

Este tipo de alimentos envasados y congelados como las pizzas, nuggets, arroces y pastas son nocivos para la salud cuando su consumo es exagerado porque contienen aditivos como conservantes y colorantes que ayudan a preservarlos en el tiempo.

Esos ingredientes artificiales, que son químicos puros para el cuerpo, pueden ocasionar enfermedades crónicas cuando se consumen muchas comidas precocinadas. Un consumo no exagerado, pero tampoco moderado, puede desatar alergias, complicaciones respiratorias o daños al corazón.

Los conservantes son hechos a base de benzoato de sodio y aspartamo, dos elementos fuertes para el organismo humano.

Otra desventaja es que no se conocen exactamente los ingredientes utilizados ni tampoco con qué aceite fueron preparados, conteniendo quizás, compuestos ocultos que pueden ser nocivos para la salud.

La caducidad de los enlatados, envasados o congelados no siempre es veraz. A veces estos alimentos, por un mínimo detalle errado en el proceso, pueden vencer antes de tiempo y por supuesto, consumirlo podría acarrear un intoxicación grave.

El aporte de minerales, fibras, vitaminas y demás nutrientes en los alimentos precocinados es mínimo porque  al pasar por el proceso químico pierden sus valores reales. Lo que quiere decir que estarás llenando la barriga pero no dándole al cuerpo lo que necesita.

Las papas fritas y las pizzas precocinadas son las más consumidas en el mundo y las menos saludables porque sus grasas pueden volverse dañinas.

Este tipo de alimentos, ya sean fideos, croquetas, arroces o verduras semi preparadas para asar, no son una comida para todos los días. Trata en lo posible de no consumirlas y no hacerlo un hábito porque menos ganas y ánimos tendrás de cocinar con el tiempo.

Son comidas para ser consumidas de vez en cuando, una noche de películas en familia con una pizza rápida en casa al horno, pero que esto no ocurra más de 2 veces al mes como tampoco hacer de los demás envasados un plato diario porque a la larga tu cuerpo pedirá comida real.

“Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina.”

Hipócrates


Loading...

No hay comentarios

Dejar una respuesta