Baja de peso en pareja

Descubre como bajar de peso en pareja

La vida en pareja tiene muchas hermosas ventajas, sin embargo, es común que los recién casados suban de peso. Esto sucede porque al unirnos a otra persona cambiamos nuestra rutina y por ende nuestros hábitos alimenticios.

Así que si eres una recién casada, o simplemente quieres mejorar la alimentación en tu hogar, sigue estos sencillos tips.

1. Cenas pre-planeadas

Mucha gente te dirá que el desayuno es la comida más importante o que balancear tus alimentos a medio día te ayudará a bajar de peso, sin embargo, el horario más problemático para las parejas que trabajan puede llegar a ser la cena.

Cuando llegas cansada y desganada después de un largo día de trabajo lo último que quieres hacer es cocinar, por lo que es más fácil caer en la tentación de los tacos de la esquina o el pan dulce de la tiendita. O si no,  llegamos tan hambrientas  que en el tiempo que nos tarda preparar algo sano se nos atraviesan las galletas, los chocolates y las sobras del fin de semana.

Para evitar esta comida descontrolada deja lista la cena antes de salir de casa. Prepara algo ligero desde un día antes y déjalo listo para comer cuando llegues. Esto te permitirá satisfacer tu hambre con algo nutritivo y evitará que comas antojos.

2. El cafecito

Una taza de té (o café descafeinado) es una buena forma de convivir con tu pareja. Cuando lleguen a la casa después de cenar salgan a caminar en búsqueda de un restaurante. ¡Mientras más lejos del hogar mejor! La caminata te ayudará a bajar la cena y el aire fresco no le hace mal a nadie. Además, te dará la oportunidad de convivir con tu pareja.

El tener a donde ir hace más fácil la tarea de caminar. Prueba diferentes lugares al menos dos veces a la semana. Es buen ejercicio y mejor compañía.

3. Juegos de mesa

Sentarse en el sillón a ver la televisión puede ser muy cómodo, pero propicia el consumo de alimentos sin medida. Te puedes terminar una bolsa entera de palomitas sin darte cuenta mientras ves una película.

Apaga la tele y ejercita tu cerebro. Un juego de cartas con tu pareja te da la oportunidad de platicar además de mantenerte ocupada. ¡Puedes incluso  hacerlo sexy! Recuerda que el sexo también es ejercicio.

4. Apoyo moral

Nunca subestimes el poder de una porra. Cuando sientas la necesidad de romper la dieta no se lo ocultes a tu pareja, ¡pide ayuda!

No tiene nada de malo el llamarle para que te convenza de no recaer. Por ejemplo, si es cumpleaños de alguien en tu oficina y llevan pastel, mándale un mensaje pidiendo que te marque y sal a tomar la llamada mientras los demás terminan con el festejo. Él te puede ayudar a mantenerte alejada de las tentaciones.

5. Rutina de ejercicio

Escojan una hora para ejercitarse juntos. Ya sea que salgan a correr por las mañanas o que tomen largas caminatas por la noche. No dejes pasar el día sin actividad física.

Coloca un bote en algún lugar visible, y hagan el pacto de depositar ahí cierta cantidad de dinero cada vez que alguno no pueda o no quiera ejercitarse. Al final del mes la persona que menos haya faltado puede escoger cómo gastar el dinero acumulado.

El extra

Nunca es bueno malpasarse, y no sólo nos referimos a comer de menos. El ignorar tus antojos puede perjudicarte más de lo que ayuda. En lugar de desecharlos por completo, escojan un día de la semana para consentirse.

Escribe en una lista todos tus antojos y seleccionen uno para cada uno de ese día especial. Es más fácil evitarlos durante la semana si sabes que pronto podrás comerlo de nuevo.

Asegúrate de hacerlo después de una comida balanceada para que te sea más sencillo controlar la porción.


Loading...

No hay comentarios

Dejar una respuesta