Controla tu adicción al físico y al entrenamiento

adicción al fisico

La adicción al físico y al entrenamiento debe ser controlada porque hay ocasiones en las que la salud está primero y hacer ejercicios cuando no es conveniente podría afectar a tu cuerpo.

Aunque quieras mantenerte en forma, ten en cuenta que hay días que no podrás y debes escuchar y sentir lo que tu cuerpo pide porque de no ser así las consecuencias serán peores y podría ser más el tiempo que pases inactivo.

Cero ejercicios

  • Cuando sientas que tienes fiebre no debes ejercitarte porque el cuerpo seguramente tiene alguna infección que debes eliminar y esforzarte provocará una deshidratación que culminará con mareos.
  • Si tienes hambre no se te ocurra hacer ejercicio; primero alimenta tu cuerpo porque sino éste no responderá como es debido, además el organismo necesita de alimentos adecuados al momento del entrenamiento. De igual forma si tienes sed, para el ejercicio, hidrátate y continúa.
  • Si eres mujer, durante la menstruación no es recomendable que te ejercites, sin embargo esto depende de cada mujer. Sólo ten en cuenta que si vas a entrenar debes bajar la intensidad.
  • Cuando hay dolores de músculos o de espalda debes parar las rutinas y esperar que éstos se mejoren porque podrías empeorar el daño.
  • Si no has dormido bien y tu cuerpo no está descansado tampoco puedes exigirle con ejercicios, ni suaves ni fuertes. Duerme y deja que tu mente y cuerpo estén despejados para que las energías se activen y puedas responder a tus rutinas efectivamente.
  • Después de cualquier comida no debes entrenar. Lo recomendable es esperar entre 2-3 horas que el organismo haga la digestión. De lo contrario podrías vomitar lo ingerido.

Y un último consejo pero no menos importante: la mayoría de las personas se olvidan de relajarse y recuperarse después de entrenar. No seas parte de ese grupo y date tú mismo masajes, recuéstate, deja que los músculos se aflojen y no olvides relajar también tu mente.


Loading...

No hay comentarios

Dejar una respuesta