Los beneficios del yogurt y como hacerlo en casa

propiedades y beneficios del yogurt

Sabroso y nutritivo. Aunque no tengamos claro la gran cantidad de beneficios del yogurt que seguramente ya forma parte de nuestro día a día. Se consigue en todos los supermercados o tiendas, es comúnmente consumido en los desayunos, meriendas y cenas, pero es momento de conocer lo que puede ofrecer este alimento a nuestro organismo, así como la forma de prepararlo en nuestros hogares. Ojo! es un procedimiento muy sencillo.

 

Qué es el yogurt?

El yogurt se produce por la fermentación de la leche, por la acción de dos bacterias, Lactobacillus  bulgaricus y Streptococcus thermophilus, que utilizan la lactosa para conseguir energía y de allí surge el ácido láctico que genera el sabor característico de este alimento.

Por el aumento de la acidez en la leche, las proteínas se precipitan, por lo que el yogurt tiene una textura mucho más sólida. Un punto a destacar es que las leches fermentadas permiten la absorción de calcio y tienen microorganismos vivos que administrados de buena forma, nos pueden otorgar muchos beneficios.

Las propiedades del yogurt son indispensables para nuestro día a día, por lo que siempre la podemos usar para una dieta muy variada y equilibrada, aprovechando todos su valor nutricional.

 

Propiedades del yogurt

Al consumir yogurt, podemos disfrutar su gran aporte de calcio. Solamente una taza, tiene una mayor cantidad de calcio y proteínas de alto valor biológico que la misma cantidad de leche, por solo dar un ejemplo.

Igualmente contiene dosis importantes de vitaminas del grupo A y B, que contribuyen a mantener el sistema inmunológico, refuerzan los tejidos óseos y cuida la salud de nuestro corazón. Existen algunos que suman la vitamina D a sus propiedades, que es clave al momento de que el intestino absorba el calcio.

El yogurt es un alimento que tiene solo 8,7 gramos de grasa, mientras que desnatado solo suma 2,3 grs, además cuenta con una importante cantidad de nutrientes útiles para nuestro organismo y con mayor digestibilidad que la leche, como potasio, magnesio, fosforo y zinc.

Uno de los grandes valores del yogurt son las bacterias que contienen como los bífidus activos, que forman parte de la flora intestinal, pero cuando van pasando los años, tienden a desaparecer. Es importante consumir alimentos con esta bífidus, porque colabora en mantener el funcionamiento del intestino, con la asimilación de nutrientes y vitaminas, así como la protección contra otras bacterias.

La composición del yogurt puede cambiar dependiendo si es entero, desnatado (light), o de los componentes que se le añadan. Algunos tienen frutas o cereales que aumentan su valor calórico, que puede ir desde 55kcal en uno desnatado hasta 140 kcal, en otro que tenga frutas o cereales, aunque igual se trata de un alimento muy bajo en calorías, nutritivo, sabroso y con una gran cantidad de beneficios, que vamos a conocer, para que se convierta en tu favorito. A pesar de todas las variaciones que podemos conseguir en el mercado, su mejor versión es el yogurt natural.

 

Beneficios del Yogurt

Este alimento nos brinda una gran cantidad de beneficios, para nuestro organismo que debemos aprovechar.

Los beneficios del yogurt más importantes son:

Favorece procesos digestivos

No podíamos comenzar a listar los beneficios del yogurt sin hacer mención a una de sus características por el cual es tan conocido: Mejora los procesos digestivos.

Si el intestino se encuentra sano, así estará todo nuestro organismo. El yogurt mantiene un equilibrio en la flora intestinal, que ayuda en los procesos digestivos. Se trata de un alimento que mejora, restaura y sana la flora intestinal, inhibiendo microoganismos indeseables del estómago. El equilibrio de la flora intestinal permite una absorción de vitaminas y nutrientes como ácido fólico o B12.

 

Disminuye riesgo de cáncer

Las personas que consumen yogurt regularmente tienen menos riesgo de padecer cáncer, porque las bacterias lácticas aumentan funciones inmunológicas, estimulando la acción antitumoral. El riesgo de padecer cáncer de colon o de mama disminuye, además aumenta la calidad de vida, de quienes ya lo sufren.

 

Ideal para las dietas

Este es uno de los beneficios del yogurt más conocidos, ya que su baja cantidad de calorías, lo convierte en un alimento muy buscado para las dietas, especialmente el desnatado (light). Varios estudios han encontrado que el calcio y las proteínas de este alimento, nos puede ayudar a perder grasa, especialmente en la zona abdominal.

 

Fortalece las defensas

El yogurt estimula la producción de linfocitos y macrófagos (células blancas de la sangre, responsables de la defensa del organismo) y de anticuerpos (inmunoglobulinas A). Con esto mejora el sistema inmune, con lo que se logra prevenir enfermedades.

 

Gran cantidad de calcio

Por la presencia de calcio, ayuda a mantener la estructura ósea, así como previene la osteoporosis. A partir de los 40 años, su consumo es más importante, por ser la etapa de mayor pérdida de densidad ósea, especialmente en la mujer.

 

Excelente antialérgico

Reduce o desaparece las alergias provocadas por un organismo intoxicado al depurar los intestinos.

 

Tratamiento de la diarrea

Es un alimento que ayuda en el tratamiento de la diarrea en los niños, causada por rotavirus, así como la mejoría en los adultos de la diarrea producida por los antibióticos.

 

Menos lactosa

Tiene una mejor cantidad de lactosa que la leche, por lo que puede ser tolerados por personas con intolerancia a la lactosa.

 

Contra la caries

Muchos estudios indican que el yogurt natural puede colaborar a combatir la halitosis, las caries, así como las enfermedades de las encías.

 

Ayuda a nuestra piel

Aparte de consumirlo con su rico sabor, el yogurt también ayuda a hidratar la piel, por lo que tendremos un mejor aspecto, además es muy utilizado como un exfoliante natural, porque limpia la piel de las células muertas. Esto no es todo, porque si sufres de acné se puede convertir es un buen aliado, porque es una opción natural para el tratamiento contra los granos, gracias a la presencia de zinc y de PH ácido. Y si lo combinas con las almendras que también mejoran la salud de tu piel, los resultados serán fabulosos.

 

Igualmente, también mejora la inmunidad de los anoréxicos, reduce el colesterol, previene la hipertensión, desnutrición, anemia, además mejora los valores nutricionales de los alimentos y la resistencia contra organismo patógenos.

 

¿Cómo hacer yogurt casero?

Ante todos los beneficios del yogurt, es importante resaltar que lo podemos preparar de una manera natural en nuestras casas. ¿Es difícil?. Para nada, es muy fácil hacerlo nosotros mismos, incluso será más nutritivo que todos los que encontramos en la calle, porque no tendrá conservantes ni aditivos, además que no se va a desnaturalizar con procesos industriales. Quieres saber como hacer yogurt casero? Toma nota:

Ingredientes:

  • Leche (tanta como yogur queramos hacer).
  • 1 yogurt natural sin azúcar.
  • Frascos de vidrio
  • Un aislante que conserve el calor: papeles de diario o una caja de corcho
  • Si existe la posibilidad, un termómetro que llegue hasta 90ºC.

Elaboración:

Colocamos la leche en una olla a fuego lento, hasta que alcance 85ºC, removiendo siempre con un utensilio. Esto puede tardar unos diez minutos, dependiendo de la temperatura ambiente, aunque es importante destacar que debemos apagar cuando la leche comience a humear, en caso de no tener termómetro.

Removemos la leche hasta que baje a los 45ºC y luego la vertimos en unos frascos, que tengan una cucharada de yogurt, mientras más llenos queden mejor. Por cada medio litro de leche hace falta una cucharada de yogurt, aproximadamente.

Tenemos que remover con una cuchara, hasta que la leche se mezcle bien con el yogurt. Luego, tapamos los frascos para que conserven el calor, metidos en una caja, envueltos con el aislante que tenemos, como el papel, o una manta.

Ahora se debe reposar durante al menos 6 horas y 30 minutos, a temperatura ambiente o ligeramente tibia, muchos buscan el horno apagado o algún lugar caliente, tranquilo y protegido de la casa.

Después de ese tiempo, sacamos los frascos de la caja, esperamos unos diez minutos y los metemos en la nevera. Dentro de cuatro horas, tendremos un yogurt listo para comer, además se seguirá esperando en dos días más.  Podemos reconocer que está listo, por el aroma típico del yogurt.

Un punto a destacar es que sin abrir el frasco, el yogurt casero se puede conservar durante unos diez días, además, lo podemos mezclar con frutas en trozos, granola, cereales o en varias recetas.

 

Recetas de yogur natural

Sopa de yogur y pepino
  • 2 pepinos.
  • 2 yogures naturales light
  • 7 hojas de menta.
  • 1 cucharada de aceite de oliva.
  • 1 pizca de pimienta.

Pelar los pepinos y picar por la mitad a lo largo. (Saque las pepitas), luego ralle el pepino.

Batir los yogures con la pimienta y agregue el pepino rallado a la mezcla y picar las hojitas de menta para agregarlas. El toque final y de sabor extra es verter la cucharadita de aceite de oliva por encima.

 

Salsa de yogur natural
  • 1 yogur natural.
  • 1 cucharada de aceite de oliva.
  • Ramitas de cebollino.

Mezcle todos los ingredientes y tendrá una deliciosa y sana salsa para que aplique en el platillo que usted desee.

 

Yogur natural con nuez
  • 3 yogures naturales.
  • Canela molida.
  • Nueces
  • 1 cucharada de miel.

Esta mezcla de yogur es única porque en el mercado normalmente se encuentran yogures con frutas, pero no con nueces.

Mezcle el yogur con la canela y la miel para darle el sabor, luego vierta las nueces y listo para comer esta deliciosa merienda.

 

Se trata de un alimento fácil de preparar y que nos puede otorgar una gran cantidad de beneficios, por todas las propiedades que contiene. ¿Qué esperamos para agregar mucho más al yogurt a nuestra dieta diaria?.


Loading...

No hay comentarios

Dejar una respuesta