Grasas, azúcar, sal y alcohol ¿Combinación fatal?

grasas, azúcar, sal y alcohol

Grasas, azúcar, sal y alcohol

Un refrán que puede simplificar lo que te presentamos a continuación es que “todo en exceso es dañino”. Lo decimos porque al tratarse de tu bienestar físico deberás hacer algunos sacrificios y muchos de ellos será alejarte en gran medida de las grasas, azúcar, sales y alcohol.

¿Pero qué tan cierto es que para lograr tu meta de tener una vida saludable debes anular completamente estos elementos? Acá te respondemos “completamente” no, solo debes encontrar la conjugación idónea para que no conviertas el consumo de estas cosas deliciosas en una combinación fatal.

Al hablar de las grasas sabemos que el mayor consumo de estas viene por la margarina, mantequilla o aceites que colocamos en nuestros alimentos. Aparte de ello, también las consumimos en la ingesta de carnes o productos lácteos. Por esta razón sería incorrecto decir que el consumo de grasa debe ser nulo, más allá de ser imposible, los ácidos grasos tienen la función vital de servir como portadores de vitaminas que son solubles en cuerpos grasos.

Lo que sí se recomienda es consumir ácidos grasos no saturados, tal como se presentan en las grasas vegetales y los pescados, y en lugar de comer grasas animales (embutidos, manteca).

Si estás interesado en cuidar tu figura, también deberás tener en cuenta el consumo de sal y azúcar. La primera por el simple hecho de que contribuye a la retención de líquido y eleva tu presión arterial, y la segunda porque es conocida como un carbohidrato innecesario que puede ser sustituida por edulcorantes naturales.

Por razones obvias mantener una dieta balanceada incluye consumir alimentos con sabor, y en ocasiones este sabor lo acentúa un poco de sal. Por ello, no te vamos a decir que elimines la sal, solo te aconsejamos que bajes la dosis y obtendrás maravillosos resultados.

Ahora, cuando hablamos del alcohol encontramos de inmediato los daños que puedes traer a tu hígado, pero más que eso a tu masa muscular. Si consumes alcohol en exceso estarás dañando órganos como el páncreas que incidirá en un sobrepeso instantáneo. Es decir, de nada servirán tus horas de sacrificio en el gimnasio porque las estarás enfrentando a un daño mayor.

Desear mantenerse en forma no es suficiente. Deberás evitar las bebidas alcohólicas y de ingerirlas esporádicamente no pasarte del límite de 20 gramos de alcohol. También tendrás que limitar el consumo de grasas saturadas, bajar la dosis de sal y apegarte al edulcorante de tu elección.

Combina saludablemente aquello que te hace feliz, y di NO a las combinaciones perjudiciales para tu salud.


Loading...

No hay comentarios

Dejar una respuesta