Limita tus comidas en la oficina

controla tus comidas en la oficina

Todos tenemos claro, que en ocasiones pasamos mucho más tiempo en la oficina que en nuestras casas. Además, en medio del estrés del día y con el pasar de las horas, vamos sintiendo antojos que nos llevan a comer lo primero que podamos tener a la mano en el escritorio, por lo que terminamos con snacks poco saludables.

En nuestras casas es más fácil controlar lo que podemos comer pero en esos momentos de media mañana o media tarde en el trabajo, cuando comienzas a ver a cada momento la hora en el monitor de la computadora, es muy complicado que podamos evitar excedernos con los alimentos, esa es una de las razones, por lo que muchas dietas fracasan, por los hábitos en las oficinas.

Un punto a destacar es que una correcta alimentación en la oficina, no solo nos ayuda a mantener nuestro peso ideal, o estar más saludables, sino que es clave para soportar la carga del estrés y contar con la energía suficiente para rendir.

Precisamente por la energía es muy importante que no dejemos de comer. En este post te daremos claves para que puedas alimentarte de una forma balanceada en la oficina, sin excesos, pero es clave que no nos saltemos las comidas, algo que en ocasiones hacemos porque “estamos muy ocupados”, lo dejamos para más tarde, “cuando tengamos tiempo”, y eso nos termina perjudicando.

Es momento de cambiar nuestros hábitos, por lo que arrancamos con varios consejos para poder mantener nuestra figura en la oficina. Claro, siempre es importante contar con apoyo de los compañeros, pero tampoco dejemos que el entorno nos absorba. Podemos decidir nosotros mismos cambiar el hábito en la oficina, así sea con un pequeño paso que se dé diariamente en la dirección correcta, podremos mejorar.

 

Cómo limitar tus comidas en la oficina?

No te saltes la comida

Es importante que nunca dejemos de comer en el trabajo, porque eso puede hacer que en la noche busquemos recompensar esa falta de alimentos, y sabemos que son las horas en las que el organismo absorbe mucho más las calorías.

Además, la falta de comida puede llevarnos a sufrir enfermedades en el estómago,  depresión, o terminaremos consumiendo comidas poco nutritivas. Lo preferible es que bajemos al comedor si llevamos algo de casa o sino compremos algo afuera, pero eso sí, siempre intentando evitar las comidas rápidas.

Sabemos que el tiempo es clave en las oficinas, pero debemos respetar los momentos de la comida, darnos un tiempo para alimentarnos de la mejor manera, masticar, saborear y disfrutar el plato. Lo más recomendado es que siempre nos llevemos los alimentos de nuestras casas, hay que planificarnos con tiempo, para poder siempre tener el almuerzo ligero y nutritivo.

 

Comida en el escritorio

Lo mejor es que tengas a la mano, alimentos saludables que te ayuden a calmar la ansiedad, precisamente para esos momentos de media tarde, algo que evitará que terminemos con snacks de la calle.

Por eso es clave contar con agua mineral o saborizada, jugos light, caramelos o chicles sin azúcar.

 

Reemplaza el café

En toda oficina tenemos el tradicional café, pero podemos cambiarlo por infusiones saludables como hierbas o té de frutas.

 

Lleva lo necesario

Para evitar tentaciones, es mejor que te lleves solo lo que vas a consumir. Igual con el efectivo. Es mejor cargar encima lo que necesitamos, para no caer en el antojo de comprar un snack poco saludable.

 

Recuerda incluir vegetales y las frutas

No debemos dejar por fuera a los vegetales y frutas de nuestra alimentación, porque nuestro ritmo de trabajo, nos puede traer problemas como disminución en el peristaltismo intestinal (disminución en el movimiento del intestino); eso más el estrés y la poca actividad física, nos puede ocasiones enfermedades que logramos evitar con alimentación balanceada.

 

Agua

Debemos acostumbrarnos a tomar agua en la oficina, para no descuidar nuestra hidratación, ya que en ocasiones podemos estar deshidratados y lo confundimos con hambre. Eso lo podemos aprovechar para caminar un poco y estirar las piernas, porque no es saludable pasar tanto tiempo sentado.

Incluso después de almorzar, recomiendan caminar un poco para la digestión. Al caminar igualmente podemos evitar molestias musculares, que ganamos en la oficina, gracias a las malas posturas y por estar tanto tiempo en una misma posición.

 

Pagar en efectivo

Varios estudios indican que las personas que compran comida en efectivo y no con tarjetas consumen menos, eso nos puede alejar de los dulces y refrescos en la oficina.

 

Snacks saludables

Lo mejor que podemos hacer es llevarnos preparados unos snacks saludables desde nuestra casa, porque de esa manera vamos a estar preparados para los momentos de ansiedad, con lo que podremos calmar el hambre de una manera saludable, sin tener que salir a comprar y podremos concluir con tranquilidad nuestra jornada de trabajo.

Podemos llevarnos una fruta cada día, yogurt, galletas bajas en grasa o barras de cereal, que nos pueden alejar de los dulces que están consumiendo los compañeros. Otras opciones buenas son las zanahorias asadas, barras de granola, granola con yogurt griego, o almendras.

También es bueno que nos llevemos ensaladas frescas de vegetales, que podemos preparar con zanahoria o remolacha, e incluir pollo, pava, atún al natural, queso sin grasa, huevo duro o tofu. Incluso podemos agregar legumbres o arroz integral.

Dentro de los snacks que podemos destacar se encuentran los chips de pepino, semillas de calabaza, almendras o tiritas de pepino, zanahoria y apio con crema de garbanzos. Finalmente, los budines o souflés de verduras, nos pueden ayudar a sustituir a las tartas.

 

Estas son solo algunas opciones que tenemos para poder limitar nuestras comidas en la oficina, porque lo importante no es dejar de alimentarnos, sino hacerlo de una manera saludable, por lo que es clave alejarnos de los peligrosos snacks poco nutritivos.  De esta forma, podremos ayudar a nuestro cuerpo y sobrevivir a los ataques de ansiedad en la oficina.

Vamos a intentarlo, todo comienza con un cambio de hábito.

 


Loading...

No hay comentarios

Dejar una respuesta