Sexo y ejercicio, La combinación perfecta

Hacer ejercicio es, para muchos, una tarea ardua que no presenta resultados en poco tiempo, requiere de mucho esfuerzo y la mayoría de las veces no lo hacemos por mero placer o disfrute sino por la necesidad de vernos bien o quitarnos unos cuantos “kilitos” de más. Si eres de los que piensan así, tranquilo, que hemos conseguido para ti la combinación perfecta, algo así como el sueño de todo hombre -y mujer- que quiere estar en forma.

Sabemos que el sexo está relacionado con la condición física de cada uno, por eso es importante que estés “fit” si quieres destacarte en la cama, por eso hemos traído para ti una lista de posiciones sexuales que no solo ayudarán a que la sorprendas con tu creatividad y desempeño, sino que sirven para ejercitarte. Placer y ejercicio en una misma actividad ¿puede ser mejor? No lo creemos.

Sexo y ejercicio

PosicionesEjercitarse

1. De pie y ella al revés, apoyada en el suelo (Conocida como “El Granjero”) : 

Músculos:

Tríceps, músculo dorsal ancho y lumbares.

Equivalente en el gimnasio:

Peso muerto.

¿Por qué?

Resiste el esfuerzo y los dos se beneficiarán de la presión.

¿Cómo?

Ponte de pie con la espalda apoyada en la pared. Levántala mirando hacia ti y aguántale la espalda mientras apoya las rodillas contra la pared. Inclínala hacia atrás hasta que pueda poner las manos en el suelo.Al principio puede resultar complicado, y ella puede dudar por todo el proceso (y lo raro de cómo va a estar) pero te aseguramos que una vez lo logras, vale la pena.

2. Tú de pie y ella sentada de frente a ti, con las piernas y manos en tus hombros (Le llaman “El GPS”)

Músculos:

Zona central y glúteos.

Equivalente en el gimnasio:

Balanceo con pesas rusas.

¿Por qué?

Permite encontrar el punto G enseguida, con resultados que ella no olvidará.  

¿Cómo?

Siéntala sobre una superficie plana y ponte de pie frente a ella con los brazos alrededor de su zona lumbar. Dile que te coloque las manos en los hombros, levante las piernas y las apoye también en tus hombros. Imposible que no disfruten esta posición, tiene un poco de “exótico” gracias a la postura de ella; además que, como la tendrás frente a ti, el contacto visual será de gran ayuda a que el placer sea aún mayor.

3. De espaldas a ti, ambos de rodillas. (Suelen llamarle: El Perro Erguido)

Músculos:

Glúteos, flexor de la cadera y abdominales.

Equivalente en el gimnasio:

Levantamiento de pierna.

¿Por qué?

Es como el yoga, pero mucho más divertido. Y, para qué negarlo, más carnal que espiritual.

¿Cómo?

Ponte de rodillas y luego baja las caderas hasta que apoyes los gluteos en los talones. Ella tiene que estar sentada encima de ti con los pies en contacto con tus testículos. No es necesariamente una posición complicada, ni muy exótica, pero ella agradecerá que intentes algo diferente, y lo más probable es que si les va bien con las posiciones sencillas, luego puedan aventurarse a intentar algo más exhuberante.

Sin duda alguna el sexo y el ejercicio hacen la pareja perfecta pero si sufres de disfunción eréctil los beneficios no serán los esperados. Debes primero tratar tu problema con un buen producto que te permita tener relaciones sexuales más duraderas y placenteras.

Ya sabes, estos dos hacen la pareja perfecta así que desde ahora a disfrutar del sexo y ejercicio.


Loading...

No hay comentarios

Dejar una respuesta