La dieta mediterranea

la dieta mediterranea

Seguro has escuchado en infinidad de ocasiones que los especialistas hablan de la dieta mediterránea y quizás te has quedado con la duda de saber qué es o de qué se trata.

Pues si estás interesado en saber sobre el tema, debes seguir leyendo para que te conviertas en todo un especialista, comiences aplicarla en tu vida cotidiana y tengas ese cuerpo que tanto deseas.

 

En qué consiste la dieta mediterránea

Lo primero que debemos saber es que se trata de los alimentos que más consumen en España, Croacia, Francia Portugal, Italia, Grecia y todos los países que son bañados por el mar Mediterráneo que bordea a varios en Europa.

Es por ello que cuando se habla de la dieta mediterránea, no se trata solo de un régimen alimenticio a cumplir por un tiempo determinado, sino que es un estilo de vida.

La dieta MEDITERRÁNEA no es una dieta con fecha de vencimiento, es un estilo de vida

Es tan importante y sobre todo saludable la dieta mediterránea, que la Unesco no dudó en nombrarla como uno de los Patrimonios Inmateriales de la Humanidad, ya que está compuesta por alimentos que son muy fáciles de conseguir.

 

Alimentos que conforman la dieta mediterránea

La dieta mediterránea a diferencia de otras, no trata de impedir el consumo de algún grupo alimenticio, por el contrario está compuesta por todos o por casi todos, ya que la clave está en la cantidad por día que se consume.

Los vegetales, alimentos a base de trigo, pescado y el vino, sí el vino, sobre todo el tinto, son los principales dentro de esta dieta mediterránea.

Seguro cuando termines de leer no vas a dudar en comenzar a aplicarla como un estilo de vida,  no te vas a arrepentir.

Pero tranquilo, antes de que te quedes con esa gran imagen de vegetales, alimentos a base de trigo, te vamos a desglosar exactamente cuáles debes tener para que a partir de mañana mismo comiences a aplicar en tu vida diaria la dieta mediterránea.

 

  • Vegetales y legumbres: Champiñones, lechuga, col de Bruselas, alcachofas, berro, acelgas, espinacas, tomate, judías y papa (dos veces por semana)
  • Alimentos a base de trigo: Pasta, pan, arroz, si además son integrales mucho mejor, pero no tiene que ser limitativo. Cuscús
  • Pescados: Todo tipo de mariscos como camarones o calamares. Los pescados azules que son el atún, las anchoas, las sardinas o el bacalao.
  • Carnes: Las magras conformadas por el pollo, pavo, conejo, si es de cerdo solo el solomillo y las rojas una vez por semana.
  • Productos lácteos: Leche, queso y yogurt
  • Huevos: Es un buen sustituto de carnes rojas, ya que tienen el mismo valor nutricional, sin la grasa animal.
  • Frutas: Manzana, uva, naranja. Además de frutos secos.
  • Dulces: Están permitidos los postres, solo que debes reducirlos a uno o dos veces por semana
  • Vino: Preferiblemente acompañar el almuerzo y la cena con una copa de vino, puede ser el de su preferencia, si es el vino tinto mucho mejor por sus propiedades antioxidantes. Recuerde tomarlo con moderación.

 

Aquí la gran clave es que los vegetales, el pan, la pasta o el arroz sea el lado fuerte del plato y deben consumirse en mucha cantidad, mientras que la carne, sobre todo la roja, es el acompañante.

También aplica para el pescado, pero con la diferencia que lo puedes llegar a comer hasta cuatro veces por semana.

Serán los alimentos a base de trigo los que se encargan de poner la ración de carbohidratos que necesitan el cuerpo, ya que es la principal fuente de energía.

Una de las grandes evoluciones que ha tenido la dieta mediterránea es la inclusión de los productos lácteos, ya que se deben consumir diariamente, por su alto contenido de proteínas y también para mantener la flora intestinal.

Además a la hora de tomar algo además del vino, en el resto del día debes ingerir mucha agua, si prefieres algún jugo, preferiblemente que sea de la fruta natural y no un concentrado.

También tenemos las infusiones que podemos disfrutar y a la hora de sazonar se utiliza mucho la cebolla, ajo, muy poco sal, muchas especias y hierbas.

 

La importancia del aceite de oliva

Si hay un elemento que es muy importante dentro de la dieta mediterránea es el aceite de oliva, de hecho es su principal fuente de grasa. No solo como sazonador de las ensaladas o de los vegetales, sino que es el que se utiliza para freír los pescados y las carnes que vayas a consumir diariamente, además le va a dar un sabor único.

El aceite de oliva es muy bajo en grasa, pero tiene la suficiente que necesita el organismo para funcionar correctamente.

 

Beneficios de la dieta mediterránea

No creas que la dieta mediterránea solo sirve para bajar de peso, por el contrario el principal beneficio que tiene es que al ser tan poca la grasa, permite que tengas una mejor salud cardiovascular, por ende un corazón más sano.

También tendrás unos riñones más limpios al ser poca la carne que debe procesar, así como bebidas oscuras como el refresco de cola.

Incluso estudios recientes detectaron un menor número de casos de cáncer, en los países mediterráneos, en comparación con los nórdicos, así como Estados Unidos, que tienen una dieta que se conforma más por alto contenido de grasas, así como de carnes rojas.

“Una dieta mediterránea enriquecida con aceite de oliva extra virgen podría reducir hasta en un 66% el riesgo de cáncer de mama, según el estudio Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea) que ha publicado Jama Internal Medicine.

Fuente: El pais

También previene enfermedades como el Alzheimer, así como la diabetes. Por supuesto debes hacer ejercicios para que los resultando sean muchos mejores.

 

Platos que te servirán para comenzar con la dieta mediterránea

Si quieres comenzar de una vez con la dieta mediterránea te dejamos cinco platos que te pueden servir para el primer día. Recuerda que debes comer varias porciones durante el día, con mucha merienda, para evitar a ansiedad.

 

  1. Sopa Minestrone
  2. Lomo de salmón con judías verdes
  3. Pan con tomate y anchoa
  4. Tortilla de verdura
  5. Ensalada de cuscús

 

La dieta mediterránea es muy variada, como ves puedes comer de todo, solo que en las porciones correctas, por lo que no te puedes sentir mal si vas a un cumpleaños y te ofrecen torta, fácilmente la puedes comer. O salir algún día con tu pareja y comer una hamburguesa signifique que al día siguiente debes realizar dos horas de ejercicios, por el contrario puedes seguir con tu rutina sin ningún problema.

Si ya preparas algún plato que forma parte de la dieta mediterránea puedes compartirlo con nosotros debajo en los comentarios y con gusto lo agregamos a nuestro articulo.

 


Loading...

No hay comentarios

Dejar una respuesta