El sedentarismo es mortal

el sedentarismo es mortal

¿Cómo es tu rutina diaria?

¿Pasas seis u ocho horas sentado(a) en una oficina?

¿Luego te dedicas a tus labores familiares antes de acostarte?

¿No desarrollas ninguna actividad física?

Ojo.

Esa situación la viven muchas personas en la actualidad, absorbidas por el diarismo, especialmente de las grandes ciudades, donde tenemos que convivir con el estrés, y terminamos en un sedentarismo, que le hace daño a nuestro organismo.

Si te sientes identificados con esas preguntas es el momento de hacer un alto en tu estilo de vida, en tus hábitos y darte la oportunidad de cambiar.

No estamos pidiendo que le bajes a tu ritmo de trabajo, sino que aproveches algunos momentos para que integres una leve rutina de ejercicios, que te puede dar grandes resultados.

Seguramente piensas que es complicado, porque la sociedad nos lleva a una forma de vivir, en la que evitamos grandes esfuerzos, pasamos demasiado tiempo sentados en la computadora o viendo televisión en nuestras casas, algo que como sabemos, nos lleva a la obesidad, pero ese es solo uno de los riesgos que corremos.

 

Qué es Sedentarismo?

Al hablar de una persona sedentaria, nos referimos a todas las que solo se limitan a moverse lo necesario, algo muy común en estos momentos.

Definición de sedentario:

“Es aquella que tiene una vida carente de movilidad o agitación” según la Real Academia.

Si tienes menos de 30 minutos de ejercicios regular, no llegas a los tres días a la semana con alguna actividad física ni tu gasto semanal supera las 2000 calorías, pues eres una persona sedentaria, producto de la manera de vivir en las ciudades, algo que ha tomado un mayor auge en los últimos tiempos, porque las sociedades son cada vez más informáticas y sedentarias, a diferencia de nuestros antepasados.

Claro!.

Siempre podemos encontrar alguna razón para no estimular al menos cada dos días nuestro cuerpo, como lo recomiendan los expertos, porque seguro no realizamos actividad física a la semana por falta de tiempo, por no contar con el lugar adecuado, por inseguridad o por falta de compañía, pero no nos damos cuenta, que con poco esfuerzo, podemos darle una mano a nuestro cuerpo y evitar enfermedades.

No existe ninguna fórmula para evitar el sedentarismo depende de la voluntad.

Incluso en oportunidades no existe en muchas personas el conocimiento de todos los beneficios, que nos puede traer la actividad física, por lo que al final no nos movemos lo suficiente.

 

Cuarto factor de mortalidad

Una de las grandes consecuencias del sedentarismo es:

El sobrepeso.

Porque siempre se suma con otros vicios de un estilo de vida poco saludable, ya que más allá de no realizar ninguna actividad física, generalmente también nos alimentamos de una forma poco nutritiva, con una dieta llena de grasa, algo que nos lleva a desórdenes alimenticios, porque comemos mal y en grandes porciones, eso sin contar con el alcohol o cigarrillo, que colocaría peor la situación.

Por eso es que debemos mantener una actividad física regular y una dieta balanceada, algo que nos dará mejoras en nuestra calidad de vida, tanto físicas, psicológicas o espirituales, nos estaríamos alejando de todos los problemas del sedentarismo, que es el cuarto factor de riesgo de mortalidad para las personas, según estudios de la Organización Mundial de la Salud.

Hablamos de la obesidad como una consecuencia del sedentarismo, pero eso no lo es todo, porque los estudios indican que la falta de ejercicio es la principal causa de un 25 % de casos de cáncer de colon y mama, 27% de diabetes y 30% de cardiopatía isquémica.

Datos para tomarlos muy en serio.

Otro estudio, pero este desarrollado por la Universidad de Cambridge, señala que las muertes por sedentarismo duplican a las que son causadas por la obesidad, esto fue realizado entre más de 300 mil personas de ambos sexos durante un periodo de 12 años. Un 20% de los participantes eran personas prácticamente inactivas, así que ya saben lo que debemos repetir.

Ante todas estas cifras, es momento de detallar las principales consecuencias del sedentarismo, que puede llegar a ser mortal.

 

Consecuencias del sedentarismo

Obesidad

Si realizamos ejercicio, podemos quemar grasas y calorías, pero en caso contrario, el sedentarismo no nos permite mantenernos activos, con lo que consumimos más calorías de las que deberíamos, algo que incide en la acumulación de grasa, especialmente en el abdomen y piernas.

Debemos seguir una dieta nutritiva y tener una rutina de ejercicios.

 

Enfermedades cardiovasculares

El sobrepeso puede llevarnos a sufrir de enfermedades cardiovasculares y coronarias, todo por el sedentarismo.

El deporte es fundamental para evitar estos problemas de aumento de presión arterial.

 

Enfermedades hepáticas

El sedentarismo y los malos hábitos alimenticios, nos lleva a la aparición de grasa en el hígado, así que debemos estar atentos y cambiar nuestra rutina.

 

Diabetes

Es otra de las enfermedades que se desarrollan por el sobrepeso y el sedentarismo, especialmente del tipo 2.

 

Dolores articulares

El sedentarismo puede causar dolores y contracturas en varias partes del cuerpo, como la cintura o la espalda. Incluso la falta de ejercicio incrementa el dolor crónico en músculos y articulaciones relacionado con la fibromialgia.

 

Bajo estado de ánimo

Las personas sedentarias llegan a sentirse más cansadas y desanimadas, incluso no aceptan su propio cuerpo, a diferencia de las que realizan ejercicio, porque se aumenta su autoestima.

 

Actividad física es clave

Para evitar el sedentarismo debemos:

Cambiar nuestra rutina diaria e incluir una dosis de actividad física, algo que para muchos es “tarea imposible”, pero eso solo está en nuestra mente.

Debemos dejar de formar parte del 17% de los adultos de la población global que son físicamente inactivos según la OMS, mientras que un 41% es solo insuficientemente activo para conseguir beneficios de salud.

Al final, se habla que la inactividad física, causa 1,9 millones de muertes prematuras cada año, una cifra que debe movernos.

La buena noticia es que varios estudios indican que solo unos 20 minutos de actividad física al día, reduce hasta un 30% el riesgo de muerte en personas inactivas, así que solo necesitamos un poco de fuerza de voluntad, para activar nuestro organismo.

Lo importante es que aprovechemos el día para realizar alguna actividad, en caso de no estar acostumbrado podemos caminar unos 15 minutos en la primera semana y luego ir subiendo.

Poco a poco.

Además.

Que existen muchas opciones, como inscribirte en un gimnasio que esté cerca de tu trabajo, puedes ir antes de entrar a la oficina, en alguna hora de descanso, o al salir. También podrías simplemente trotar o caminar en las mañanas, capaz los fines de semana ir con la familia al parque, lo clave es que sean actividades que se ajusten a tu horario y te ayuden.

Claro!

Hay cuestiones del día a día que también nos pueden ayudar:

Subir las escaleras en vez de agarrar el ascensor o caminar esa cuadra en vez de montarte en el carro. Incluso, si en tu trabajo, debes permanecer muchas horas sentados, podemos estirar las piernas, dar una vuelta, y despejar la mente.

Cosas pequeñas que pueden darte grandes resultados.

Como te das cuenta, el sedentarismo genera consecuencias negativas para el organismo, un estilo de vida que constituye una de las 10 causas fundamentales de mortalidad, discapacidad y morbilidad.

No solo es la obesidad, es duplicar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes, osteoporosis, cáncer de mama o colon.

La forma de evitarlo es con un estilo de vida saludable y activa, agregar las actividades físicas a nuestra rutina, para sentirnos sanos y en forma.

Con pequeños ajustes, cambiando nuestros hábitos alimenticios podemos salvarnos la vida o al menos no sufrir de algún achaque.

¿Qué estamos esperando?

Salgamos a hacer ejercicio.


Loading...

No hay comentarios

Dejar una respuesta