Jugoterapia: difícil pero efectiva

Probablemente ya has escuchado hablar sobre la jugoterapia, también conocida como dieta de jugos. Pero seguramente no sabía que no todos pueden enlistarse en esta dieta.

Es una fuerte dieta basada únicamente en consumir líquidos a base de fruta y verduras durante máximo cinco días; intensa pero efectiva forma de adelgazar rápidamente y a la vez de desintoxicar el cuerpo.

¿En qué consiste la jugoterapia?

Al ingerir únicamente líquidos se acelera el proceso de desintoxicación de nuestro organismo, fortalece las defensas e hidrata intensamente. Con los jugos de frutas el cuerpo se llena de nutrientes y vitaminas además, adecuarás tus hábitos para que cuando inicies una dieta normal no extrañes con locura la comida solida o las grasas.

La primera regla es que te tomes un vaso de jugo (entre desayuno – almuerzo- cena) cuando tu cuerpo de verdad ya no aguante más.

En segundo lugar; debes incluir verduras ya que estas aportan carotenoides y sustancias antibacterianas, además de ayudan a controlar el sobrepeso.

En cuanto a los vegetales; son los responsables de nutrir los musculos por su porcentaje de aminoácidos. Para mezclar éstos en jugos debes extraer el jugo de ellos y no ingerirlos enteros.

Modelo de dieta con jugos

Desayuno:

Al levantarte se debe tomar primero un vaso de agua.

1 jugo de frutas o verduras. (Puede ser de pepino ya que está compuesta prácticamente de agua)

Entre desayuno y almuerzo:

Procesa 2 zanahorias, 1 remolacha, 2 naranjas y 4 hojas de espinaca. Agrega un poco de jengibre.

Esta es una bebida energizante que ayuda a controlar el hambre hasta la llegada del mediodía.

Almuerzo:

(Este es el único día que no podrás comer nada solido)

1 jugo verde: 4 ramas de apio, 6 hojas de col, medio limón y 2 manzanas.

Merienda:

Jugo depurativo: 3 naranjas, 2 hojas de espinaca, 1 toronja, un trozo de lechosa picada en cuadritos, 1 rodaja de piña.

Cena:

Medio vaso de perejil, un puñado de espinacas, una manzana grande y un limón, mezclado con medio vaso de agua.

El resto de los días para el almuerzo se puede comer: una porción de pescado como la merluza, ensalada de aguacate (u otras), arroz blanco sin aderezos.

Para la cena deberás siempre ingerir ensalada de tomates y zanahorias únicamente.

Si superas estos cinco días de poca comida y mucho liquido, adaptarás tu cuerpo y paladar, te olvidarás un poco de la grasa y será más fácil adaptarte a cualquier otra dieta de menos intensidad.


Loading...

No hay comentarios

Dejar una respuesta