¿Cuánta agua debes beber para mantenerte bien hidratado?

La hidratación es un tema que ha generado muchos mitos a su alrededor.

Uno de ellos es la cantidad de agua que se debe beber por día. Muchos dicen que deben ser 2 litros.

Pero ¿esto es realmente así?

Seguro que cuándo te preguntan cuánta agua debes beber para mantenerte bien hidratado. La respuesta seguro es 8 vasos. O 2 litros como lo decimos más arriba.

Pero sabías que no siempre es así. No se trata de una regla exacta.

Muchos estudios (1) indican que se necesitan más indicadores para aceptar que se trata de una regla a seguir como tal.

Lo que sí es seguro es que necesitas ingerir líquidos todos los días para evitar un cuadro de deshidratación.

El tema siempre ha sido la cantidad.

Lo peor que puedes hacer es seguir a rajatabla un régimen y ser un obsesivo con la cantidad de agua.

Hay personas que se obsesionan mucho con ello. Sobre todo las que realizan ejercicios de forma frecuente.

Por supuesto que no quieres deshidratarte, ya que puede llevar a lesionarte.

No hay ningún estudio (1) que muestre que tomar agua cada 5 o 10 minutos sea beneficioso para la salud.

Pero no por ello debes estar como un obsesivo de parar tu rutina cada 5 minutos porque debes beber agua o alguna bebida deportiva.

Sobre todo si en ese momento no sientes sed. Hay que ser conscientes.

Tomar en exceso también es un problema para la salud.

Así que atento.

 

No todos necesitamos las mismas cantidades de agua

Cada persona es diferente y su organismo por lo tanto también. Eso conlleva a que las necesidades de cada uno no sean las mismas.

Esto no solo aplica cuando debemos definir un régimen dietético o una rutina de entrenamientos.

Al momento de la cantidad de agua que necesita cada persona para evitar una deshidratación también lo es.

Quizás hay personas que con ingerir 2 litros puede ser suficiente y se mantendrán hidratados.

Pero hay otras que necesitan más o menos cantidad para evitar una deshidratación.

Es por ello que la regla de los 8 vasos de agua (1) no es algo que se deba seguir al pie de la letra.

Por ejemplo:

La nutricionista Juana María González señaló a La Vanguardia que la cantidad de agua que necesita cada persona tiene relación con las calorías que quema por día.

En su teoría ella explica que las personas necesitan un mililitro de agua por cada caloría de energía que el cuerpo consume.

Foto: Pixabay

Cómo se traduce ello:

En 35 mililitros de agua por cada kilo que tenga la persona.

Por lo que si eres una persona que pesa 65 kilos. Necesitas tomar un alrededor de 2,275 litros de agua.

Pero no se trata de que andarás con un botellón y pararás cuando lo termines.

No.

Debes contar todos los líquidos que consumes (2). No solo el agua mineral. Sino también cuenta a los alimentos.

Muchos de ellos contienen una gran cantidad y no lo puedes dejar de lado.

Pero uno de los aspectos que toma en cuenta la especialista a la hora de calcular la cantidad tiene que ver con las calorías que gasta las personas.

Es decir

Su estilo de vida se debe tomar en cuenta.

Una persona que hace ejercicios va a quemar muchas más calorías que alguien con una vida más sedentaria.

Es por ello que una persona que se ejercita de forma continua, seas un runner o un aficionado al gimnasio necesitas tomar mucha más que alguien que no lo haga.

Sí.

Si eres una persona con una vida muy activa y aficionada a los ejercicios los 2 litros no van a ser suficiente. Sino que vas a necesitar mucho más.

Por eso es importante que tengas siempre contigo un buen termo o botella cargada con agua.

No solo durante tus entrenamientos sino durante todo el día.

No todo es agua

Muchas personas consideran que estos 2 litros de agua que necesitan son lo que provienen de los líquidos como tal.  Peor aún solo del agua mineral.

Incluso no cuentan jugos, bebidas gaseosas, té o café

Este es un error muy grave porque todo cuenta.

Ni hablar del agua que hay en la comida.

Sí.

Los alimentos también contienen agua y debes tomarlo en cuenta.

¿A que no lo habías hecho?

Los vegetales y las frutas contienen mucha agua en su composición y también colaboran a la hora de sumar la cantidad de líquidos que debes llevar a tu organismo.

Por ejemplo:

Frutas como la sandía o patilla, el melón y la piña (que además tiene muchos beneficios) tienen una gran cantidad de agua.

agua
Foto Pixabay

No te has fijado que cuando se hacen caminatas, carreras o maratones son las que normalmente se dan durante y al finalizar la competencia.

Esto se debe a que ayuda a reponer los líquidos que el cuerpo ha perdido.

Además de vitaminas y minerales, sobre todo estos últimos que se pierden con el sudor.

También los electrólitos (3) que deben volver a su equilibrio después de hacer una sesión de ejercicios.

Es por ello que al momento de calcular la cantidad de agua que necesitas por día debes contarlo todos.

No solo es el agua mineral.

Así que posiblemente has estado ingiriendo más líquido del que tu cuerpo puede manejar.

Así que ya lo sabes. Lo que comes y otros líquidos, que no son agua, cuentan.

Todo eso debe sumar a la hora de contar la cantidad de agua que debes beber.

 

Mucha agua también hace daño

Sí, así como lo estás leyendo.

Si tomas demasiado le puedes hacer daño al organismo. Ya que no va a ser capaz de procesarla de la forma correcta.

Aunque siempre nos han dicho que el agua es muy saludable, no nos dicen con la misma frecuencia que en exceso hace daño.

Como siempre lo hemos recalcado en diferentes post. Todo lo que se hace en exceso termina por pasar factura y aquí no es la excepción.

González explica que cuando se toma demasiada agua corremos el riesgo hasta de morir o causar una hipotermia. Ya que el cuerpo no es capaz de regular su energía.

Cuando el cuerpo recibe agua en exceso varias sustancias como los electrolitos se diluyen y no pueden cumplir su función de equilibrio en el cuerpo.

agua
Foto: Pixabay

Al haber un desajuste químico comienzan los problemas.

Algunos de esos electrolitos son el sodio y el potasio.

Una baja de cualquiera de estos dos elementos es muy peligroso para el ser humano y lo pueden llevar a la muerte.

El desajuste de electrolitos es conocido como hiponatremia.

Si esto ocurre mientras estás haciendo ejercicio el riesgo de muerte es mucho más alto.

Incluso en carreras exigentes (4) se han dado más muertes por exceso de agua que por deshidratación.

No, no estamos exagerando. Es así.

Además pones a trabajar en exceso a los riñones y al hígado lo que puede llevar a tener algunas deficiencias en sus funciones en un futuro cercano.

 

Si bebemos poco nos deshidratamos

De esto seguramente sí lo has leído mucho.

Tampoco podemos dejar de beber líquidos. Sobre todo si te ejercitas.

Si bebes muy poca agua corres el riesgo de deshidratarte y con ello muchos riesgos para la salud.

No solo son lesiones, sino que puedes sufrir descompensaciones.

La temperatura de tu cuerpo puede subir demasiado y podía llevarte a la muerte.

Además beber poca agua o líquidos en general pueden llevarte a tener infecciones en la orina y a sufrir de cálculos en los riñones.

Esta enfermedad puede ser muy dolorosa y lo peor es que puede ser un problema crónico.

agua
Foto: Pixabay

Bebe cuando tengas sed

Para evitar problemas ya sea cuando bebes mucho o poco tienes que ir por un término medio.

El cuerpo humano tiene su propio termóstato y él sabe cuándo necesita agua.

Sí.

La manera de saber cuándo necesita líquidos es a través de la sed.

Una vez que tengas sed debes comenzar a tomar agua. Ya sea si estás haciendo ejercicio. Trabajas o simplemente estás disfrutando de la TV.

Por supuesto que cuando estás realizando ejercicios la sed va a aparecer más rápido.

Aquí lo ideal es que tomes pequeños sorbos.

Así el cuerpo puede ir recuperando su temperatura normal de forma paulatina.

Cuando ya no sientas sed deja de beber. No tienes porque “cumplir” con ciertas dosis.

Bebe cuando tengas sed.

Y si te mantienes hidratado no confundirás la deshidratación con hambre.

Lo que te puede llevar a pecar con antojos poco saludables que sabotearan tu perdida de peso.

Foto: Pixabay

Una última recomendación

Como lo has visto en todo el texto debes tener mucha conciencia al momento de tomar agua.

Si eres una persona que hace ejercicios al aire libre debes también tomar en cuenta los factores externos (5) en el momento en el que decides la cantidad de agua que debes tomar.

Por ejemplo:

Si la temperatura es más alta (6) y hay mucha humedad la cantidad que debes consumir aumenta.

Lo mejor es que tú mismo pongas conciencia y sepas cuándo necesitas tomar agua.

Si estás embarazada o en proceso de lactancia también debes tomar mucho más agua que la recomendada.

 

Referencias

1 http://jasn.asnjournals.org/content/19/6/1041.full

2 https://es.familydoctor.org/hidratacion-porque-es-tan-importante/

3 http://www.efesalud.com/la-hidratacion-del-deportista-agua-y-bebidas-isotonicas/

4 http://www.nytimes.com/2005/10/20/sports/sportsspecial/marathoners-warned-about-too-much-water.html

5 http://cjasn.asnjournals.org/content/6/11/2558.full#ref-15

6 http://institutoaguaysalud.es/la-importancia-de-la-hidratacion-en-la-actividad-fisica/

Última actualización el 2018-06-21 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Loading...

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here