Cenas ligeras para adelgazar

En reiteradas oportunidades podemos escuchar “si quieres rebajar debes dejar de cenar”. Y con respecto a esta sentencia solo diremos que quien te lo dice se encuentra sumamente equivocado, porque aunque la cena puede representar la diferencia entre unos kilos más o unos menos, es un pecado de la nutrición dejar de cenar. Todo se trata del equilibrio, sí, del equilibrio en tus cenas, cenas ligeras para adelgazar.

 

Cenas ligeras para adelgazar

Para empezar, debes saber que a diferencia de las otras comidas que hagas en el día, después de la cena no tendrás actividad física. Es decir, después de cenar casi todos nos vamos a dormir, no como pasa con el desayuno que salimos corriendo al trabajo o en el almuerzo que hacemos un tiempo entre tantas actividades para seguir activos.

La verdad es que luego de cenar y de tener un día posiblemente agotador, lo único que queremos es una cama. Entonces, como no vas a quemar todos esos alimentos que ingieras en tus sueños y no queremos que estos pasen a ser parte de esas llamadas “reservas energéticas” (grasas); vamos a enseñarte cómo mantener el equilibrio en tus cenas.

 

Como lograr el equilibrio en tus cenas

Es importante que tomes en cuenta los siguientes tips a la hora de cenar:

  • La hora sí importa. En algunos países de Europa la cena se toma a las seis de la tarde, mientras que para las regiones de América Latina se acostumbra a comer después de las ocho y lo que se come no es nada sano. Lo recomendable y parte de este equilibrio que te proponemos, es que prepares e ingieras tus alimentos antes de las 8:00 pm para que así puedas realizar la digestión antes de irte a dormir. Esta hora es como referencia, es decir, si te acuestas a las 10 PM tu hora de cenar debería ser a eso de las 8 PM. Pero si por ejemplo acostumbras a acostarte a media noche puedes cenar a las 10 PM sin ningún problema.

 

  • Más verduras y menos carbohidratos. Sabemos que un plato saludable debe contener proteínas, verduras o vegetales y una porción de hidratos de carbono; pero para la hora de la cena vas a mantener el equilibrio saludable aumentando la dosis de vegetales y bajando la del carbohidrato. Un ejercicio fácil para hacerlo es imaginando lo mismo que almorzaste pero suprimiendo los carbohidratos.

          Ejemplo:

Si tu almuerzo fue una pechuga de pollo a la plancha con papas al vapor y una buena porción de vegetales salteados. Entonces, tu cena debería contener solo una porción de pollo junto con los vegetales salteados.

 

  • Inventa cremas o sopas. Una alternativa para variar o hacer más rápidas la preparación de las cenas, es hacer una crema de verduras con todo lo que le quieras poner, de VERDURAS. La haces, la guardas y cuando llegues cansado solo debes calentarla para tener una cena rica y saludable. Son super fácil de preparar y te quitas el trabajo de llegar cocinando en esos días donde llegas muy agotado.

 

Ya te dimos algunos consejos para que las cenas no sean un dolor de cabeza. Recuerda mantener el equilibrio, pues no se trata de pasar hambre sino de ajustar la balanza de la vida a nuestro gusto.

Y por si te quedaron dudas de como se deben ver tus cenas ligeras para adelgazar, te dejamos una infografia donde podrás ver 7 ejemplos de cenas recomendadas por nutricionistas:

 

Infografia: Cenas ligeras para adelgazar

Infografia Cenas ligeras para adelgazar

fuente


Loading...

No hay comentarios

Dejar una respuesta